Los cristales fotocromáticos son lentes transparentes (o casi transparentes) en interiores y que se oscurecen automáticamente al exponerse a la luz solar. Algunos otros términos que se utilizan como sinónimos de gafas fotocromáticas son “lentes adaptables a la luz” y “lentes con variación de tintes”.

El tratamiento fotocromático se aplica a todo tipo de graduaciones, y se encuentra disponible tanto para nuestras gafas unifocales como progresivas. Los cristales fotocromáticos, igual que las lentes tintadas o de sol, no son compatibles con altas reducciones. Puede escoger entre varios colores: negro o marrón.

Empezamos hablando de los inconvenientes, y es que igual has escuchado decir que las lentes fotocromáticas tardan en oscurecerse. Lo cierto es que se ha trabajado y se sigue trabajando en ello, de modo que el tiempo que has de esperar es cada vez menor. Por otro lado, sí que es cierto que no se oscurecen dentro del coche porque el parabrisas impide que penetren los rayos UV. No obstante, igual que en el párrafo anterior, podemos decir que se están haciendo avances en este sentido. Las últimas gafas fotocromáticas que han salido al mercado van haciendo frente a este problema, de modo que habrá que esperar para ver si se le pone solución.

Si hablamos de ventajas, hemos de destacar su capacidad de adaptación. Podemos tener incluso gafas graduadas que se oscurecen con el sol, lo que afecta muy positivamente a las personas con problemas de visión. Con unas lentes fotocromáticas, la gente que lleva gafas por motivos de salud puede usar las mismas en interiores y exteriores. Cuando no haya luz solar los cristales serán transparentes y luego se irán amoldando a las circunstancias.